En esta oportunidad elijo este texto, que hoy me hace sentido, para desearles un hermoso año 2018.


El objetivo del crecimiento personal el poder vivir completamente el regalo de la vida, entregados con inefable gratitud a la presencia de algo mayor.


La purificación de nuestras ataduras nos llega a través del asentimiento incondicional a todo, soltando nuestras ilusiones, expectativas y creencias, rindiéndonos.


Transformándonos lentamente en un ser humano normal y corriente, en un ser igual que todos los demás. De salto cuántico en salto cuántico, es decir de iluminación en iluminación, cada vez más humilde y más expandido. Un ser cada vez más humano y más vivo.

Un ser que todo lo toma con amor, que reconcilia y une.
Disfrutando y agradeciendo la plenitud de cada instante.
Brigitte Champetier

Para todos con amor y los espero en enero en las consultas habituales.

Prof. Cristina Rubio

1 comentario en “”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.