¿Absorves las energías negativas de otros?

Emociones como la ira, el miedo, la frustración o la inmovilidad son energías. Y tú puedes potencialmente atrapar esas energías de otras personas sin darte cuenta. Si tiendes a ser una esponja emocional, es vital que sepas cómo evitar las energías negativas de una persona, o incluso cómo sacar las negatividades que flotan en las multitudes.

Otra cosa importante que debes saber es que la ansiedad, la depresión o el estrés se pueden convertir en una esponja emocional que absorbe tus defensas. Cuando menos te des cuenta, puedes estar en sintonía con los sentimientos negativos de otras personas, en especial si sufres dolores similares. Eso es por la empatía; nos metemos de lleno en asuntos ajenos sin siquiera resolver los nuestros primero.

Desde el punto de vista energético, las emociones negativas pueden surgir desde distintas fuentes: lo que sientes tú mismo; lo que sienten otros; o una combinación de ambas cosas

Deja de absorber las emociones de otras personas

  1. Identifica si eres susceptible. La persona con más posibilidades de ser abrumada por las energías negativas es aquella “empática”, alguien que funciona como una “esponja emocional”. Algunas muestras de que puedes ser alguien empático incluyen:
  • Las personas te dicen que eres alguien muy sensible sin la intención de hacerlo como cumplido.
  • Te sientes agotado e infeliz en presencia de multitudes.
  • Sientes ansiedad, miedo y estrés por otras personas y lo transmites a tu cuerpo como dolor físico y síntomas.
  • Hablar en exceso, los ruidos y olores pueden desencadenar tus nervios y ansiedad.
  • Necesitas estar en soledad para recargar tus energías.
  • No intelectualizas lo que estás sintiendo, dejando que tus sentimientos se hieran fácilmente.
  • Eres una persona generosa, espiritual y buen oyente por naturaleza.
  • Tiendes a asegurar que tienes un plan de escape, para que te puedas alejar de las situaciones rápidamente.
  • La intimidad de las relaciones cercanas puedes sentir como que te asfixian o te hacen perder tu propio ser.
  1. Busca la fuente.Comienza preguntándote si esa energía negativa proviene de ti o de otra persona. Pueden ser ambas cosas. Si la emoción, ya sea miedo o ira, es tuya entonces enfrenta con cuidado lo que la está causando o recurre a ayuda profesional. Si no es así, intenta identificar el generador obvio.
  2. Distánciate de la posible fuente. Aléjate de la fuente que te puede estar generando esas emociones negativas. Aléjate al menos 30 metros. Que no te importe el ofender a extraños. Si estás en un lugar público, no dudes en cambiar de lugar si comienzas a sentir que alguien te está pegando su depresión.

 

Espero te sea útil el artículo!

Puedes leer otros en la sección blog de la página web

www.crisrubio.com.ar

Hasta la próxima!

 

Prof. Cristina Rubio

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.