Crees en éxito y fracaso?

Comienzo diciéndote que no se trata de tener dinero. No creo en la existencia del éxito, ni en la del fracaso, tal como se conocen, porque en la vida todo es relativo.
Estaba sentada a la orilla del mar observando a los pescadores tirar la red y me fijé en sus rostros, cuando atrapaban un pez. La verdad, sonreían al pescar, como yo al mirar el atardecer. Noté su gozo allí en el muelle en medio del sol, vestidos modestamente con un pantalón corto y sandalias.
Un gozo que tal vez no siente el hombre perfumado que va corriendo de su auto hasta la oficina porque se le hizo tarde. También está esa dicha de la mamá que después de un día de mucho trabajo, ha realizado las suficientes ventas puerta a puerta, como para comprar una bolsa enorme de pan, para poner en la mesa donde cenará con sus hijos. Su rostro al verlos contar sus hazañas del día, mientras remojan el pan en chocolate, quizás no es el mismo de aquella otra madre que cuenta con una empleada que se encarga de sus hijos, ya que ella por su alto cargo no tiene casi tiempo para ellos. Tal vez no hablamos del mismo gozo. Tal vez. Puede ser que haya gozo profundo en ambos casos. No lo sabemos.
A lo que me refiero es a que donde yo veo éxito, puede ser que otra persona vea fracaso, y viceversa. Lo que convierte a las dos palabras en situaciones que dependen por completo de nuestra interpretación. O sea que son o dejan de ser, más por lo que a nivel individual sentimos respecto de ellas que por ellas en sí. Así la vida.
Entonces puede ser que eso que llamamos éxito, no sea esa cuestión inmensa e inalcanzable que hay que planificar a futuro. La sensación de estar fluyendo con la vida podemos experimentarla ya. Por ejemplo, en forma de gratitud. Porque este divino momento en el que me lees no volverá a repetirse, o simplemente porque has salido adelante después de días difíciles. Hay muchas maneras de sentirte en la cima ahora y para ello hay que contar lo que posees, no lo que crees no poseer.
Tampoco hay fracaso como tal. Aunque a veces tengamos que usar esa expresión. Profundamente no existe el fracaso. Cada error creó una forma que fue utilizada para bien. Es que para eso es que sirve la legendaria frase: «Somos uno»”. De hecho, si algo te regaló un buen instante, si te hizo sonreír, si te dejó una enseñanza, no puede ser llamado error. Aunque haya lágrimas, aunque duela, no fue un error. Sino otra manera de recibir lo que secretamente anhelabas.
Alguien tiene lo que tiene por su pensamiento.
Y sé que hay días difíciles, en los cuales mantener el entusiasmo es prácticamente imposible. Pero ¿Qué haces en esos días donde una sonrisa no asoma ni si la obligas?
No culparte. Y hacértelo saber. Esa es otra manera de fluir. Otro secreto muy escondido es el arte de encontrar tranquilidad en la lágrima así como en la risa, encontrar belleza en la aparente sensación de estar atascada. Encontrar el significado de cada instante de la vida.
El verdadero poder no está en el dinero sino en tu sentir acerca del dinero, en tu sentir acerca de ti. La riqueza no es sólo dinero, eres tú en totalidad.

Prof. Cristina Rubio
Te invito a leer otras notas en el blog de mi página.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.