Cuando las cosas van mal…

 

Cuando las cosas no vayan bien para ti y los tiempos no sean los que deberían ser, sólo enfoca lo positivo y piensa en lo que podría ser.
Reconoce aquello que acontece. No pierdas de vista las lecciones pasadas. Más no permitas que los pensamientos negativos y perturbantes permanezcan en ti.
Toma lo que has aprendido y empieza de ahí. Extrae fortaleza de tu frustración, y permite que esta entereza de propósito sea tu nueva fundación.
Es difícil seguir cualquier plan al pie de la letra. Aunque la vida en estos momentos sea difícil, las cosas con el tiempo irán mejor.
La contrariedad es una piedra en el camino depende de ti que sea para subir más arriba o un obstáculo que te haga caer

 

Te invito a leer otros artículos en mi blog

En amor y luz.

Cris.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.