El mayor viaje…

Viaje de la conciencia.

Cuando nos trasladamos físicamente a un lugar, esperamos que, con ese viaje en el espacio, podamos resolver de alguna manera nuestros problemas, cuando en realidad los portamos allá donde vayamos. La consecuente acumulación de experiencias, si se contemplan desde el mismo punto de vista, no pueden sino reforzar más aún nuestra propia forma de pensar. Llevamos con nosotros aquello de lo que tan ansiadamente deseamos escapar, y que se nos presenta continuamente en nuevas experiencias de vida.
El verdadero viaje no consiste en cambiar nuestro entorno, sino en transformar nuestra forma de percibirlo, para modificar la manera que tenemos de ver nuestra realidad. Solamente de esta forma llegaremos a nuevos destinos, que no alcanzaremos caminando, sino cuando empecemos a cambiar.

El mayor y más importante viaje que jamás podemos realizar no implica un gran desplazamiento espacial, ni temporal. Lo podemos realizar en cualquier momento y en cualquier lugar. Se trata de un camino que nos lleva a profundizar en el autoconocimiento personal, dónde cada paso nos lleva a parajes cada vez más profundos, inhóspitos y recónditos de nuestra personalidad. No es un trayecto que implique un alto peaje, más allá del desprendimiento de nuestras viejas formas de pensar. Al indagar en nuestro interior, y poner en duda nuestras creencias y pensamientos, nos encontramos al final del camino con nuestro auténtico yo intemporal. Cuando retomamos el contacto con nuestra esencia, podemos decidir recorrer nuevos senderos, que con nuestra antigua forma de pensar estaban cerrados, o simplemente no podíamos vislumbrar.
El verdadero descubrimiento es comprender que llevamos incorporado todo lo que necesitamos, y que independientemente del entorno en el que nos encontremos, vamos a experimentarnos a nosotros mismos. Nuestra libertad comienza en el momento en que empezamos a des-identificarnos de aquello que llamamos nuestra realidad, y nos planteamos que puede haber otra forma de vivir. Al abrir las puertas de la percepción, podemos caminar hacia nuevas metas y lugares, dónde nuestra conciencia es la brújula que nos indica el lugar a dónde queremos llegar.

3 comentarios en “El mayor viaje…”

  1. Te diré estimada que ya he empezado a transitar por caminos que jamás hubiera pensado estar pero, como dices nuestra conciencia es nuestra propia brújula entonces pienso que por algo es que voy hacia allí. Gracias, me encantó esta reflexión que para mí es más que acertada.

  2. Muy bueno. Asi es, nada cambia x irnos de viaje o mudarnos sino hemoz resuelto u aclarado un problema.
    Todo se reduelve afrontadolos, y buscar los caminos y miradas para encontra la correcta, y cuando eso llega, nos sentiremos mas livianos para continuar la vida que no es facil, pero a pesar de ello es hermosa.
    Gracias!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.